¡Ocho consejos para emprendedores que están equilibrando un emprendimiento con su trabajo diario!

Entonces, estás listo para comenzar tu propio negocio, pero no estás del todo preparado para renunciar a tu trabajo “normal”.

Tal vez estés planeando utilizar los ingresos de tu actual empleo para ayudar a financiar un nuevo negocio, o para mantener los gastos de subsistencia hasta que tu proyecto pueda generar ganancias.

Cualquiera sea la razón, muchos empresarios han comenzado sus negocios de esta manera. Aunque este método es muy habitual, incluso aconsejable, requiere mucho trabajo, largas horas, y seamos honestos, tal vez un poco de suerte en el camino. Sin embargo, iniciar tu negocio al mismo tiempo que mantener un empleo “tradicional” no solo es factible, sino que a menudo es una decisión inteligente. Esto es la metáfora “Tarzán no suelta una liana hasta agarrar otra”.

Algunos emprendedores dieron su testimonio sobre cómo hicieron la transición de tener un cargo en alguna empresa a consumar con éxito su propio negocio. ¿Qué cosas aprendieron? La importancia de dedicar tiempo programado a su nueva agencia, establecer metas monetarias para cuando dejaron tu trabajo y aceptar el hecho de que ese pudo ser el período más ocupado de sus carreras.

1. Comprométete con un tiempo determinado para trabajar en tu nuevo negocio.

Cuando estás trabajando en tu emprendimiento mientras mantienes un trabajo de tiempo completo, el tiempo a menudo puede ser limitado. Por lo tanto, es importante tener un cronograma.

“Crea un calendario con los días y horas en los que te comprometerás a trabajar en tu nueva empresa y, lo más importante, apegate a esta programación”, señala Pilar Arizaga, fundadora de Urielnet, quien dejó su cargo en una Gran Compañía para iniciar su propia agencia.

Al bloquear tu tiempo en partes manejables y dedicar una cantidad determinada de tiempo cada día a tu nuevo negocio, puedes hacer que el equilibrio entre los dos sea más factible. “El trabajo arduo se verá recompensado cuando eventualmente puedas trabajar a tiempo completo en tu propio negocio, haciendo lo que amas y te apasiona”, señala Pilar.

2. Reduce las horas de tu trabajo actual.

Si el dinero y tu horario lo permite, considera disminuir el tiempo que pasas en la oficina y usa esas tardes (o incluso días completos) para trabajar exclusivamente en tu nueva empresa.  También busca dedicar algunas horas de cada mañana o de cada tarde en desarrollar y planificar tus próximos pasos.

“Si puedes comenzar a reducir las horas en tu trabajo diario, pueden ser dos a cuatro días al mes y así comenzar el proceso de transición de tu trabajo a tu emprendimiento”, declara Miguel Cortez, cofundador de la agencia Divina Cosecha. “Con un día a la semana para concentrarse completamente en tu negocio, serás mucho más productivo y podrás adaptarte al cambio en tus ingresos”.

3. No te desanimes, pero te informo que deberás hacer algunos sacrificios

No hay manera de evitarlo, comenzar un negocio es difícil, e iniciar uno mientras todavía se produce en otro lugar es incluso más duro. Pero, una vez que te des cuenta y aceptes esto, será más fácil reconocer que la parte complicada al principio vale la pena.

Por lo tanto, no permitas que el hecho de no poder dedicar todo tu tiempo a tu nueva empresa te desanime. “Mucha gente piensa que no puede iniciar un negocio a menos que le dediques el 100% de tu tiempo”, dice Joaquín Vergara cofundador de la agencia Nación Emprendedora. “Claro, vas a requerir mucho esfuerzo y vas a estar agotado mental y físicamente, pero mientras entiendas completamente esto, puedes hacer que funcione”.

También agrega que, si bien no es necesario que te preocupes por no poder dedicar todo tu tiempo y esfuerzo al nuevo negocio, algunas cosas inevitablemente tendrán que ser suspendidas por un tiempo. “Prepárate para renunciar a tu vida social; las tardes de Netflix o Noches de Películas; tu nueva empresa requerirá de todo el tiempo fuera de tu trabajo que puedas dedicarle”, afirma Vergara.

4. Genera ahorros y un fondo de transición

“Conozco a muchas personas que iniciaron negocios mientras mantenían sus trabajos diarios”, señala Alejandro Maureira fundador de la Consultora A. Maureira & Co. agrega que para ello debes prepararte, disminuir o eliminar todas las deudas que pudieras tener. Generar un ahorro que te permita tener un tiempo de seguridad donde puedas vivir de este colchón. “Aprovecha el sueldo regular y ahorra todo lo que puedas para no tomar decisiones basadas en el miedo”.

5. Reúnete con un abogado para aclarar dudas

Hay algunas preocupaciones legales y administrativas a las que debes prestar atención al iniciar tu negocio. Algunas empresas tienen políticas internas muy rígidas respecto de lo que puedes hacer fuera de tu horario de trabajo, incluyendo las actividades extra-laborales. Asegúrate de no estar infringiendo tu contrato o las cláusulas de confidencialidad ni crear conflicto de interés.

“Algo tan aparentemente inocuo como enviar un mensaje desde tu Gmail privado en la computadora portátil de tu empresa podría causarte problemas”, declara María José González, abogada. “Incluso si está iniciando un negocio que no tiene nada que ver con su trabajo diario, vale la pena consultar con un abogado para asegurarte de que no estás infringiendo tu contrato o tienes algún conflicto posterior”.

6. Establezca una meta en dinero antes de renunciar a tu trabajo

Para ejercer un poco de presión sobre ti mismo, establece un objetivo monetario y úsalo como un catalizador para cuando te centres a tiempo completo en tu nueva empresa. Esto puede ser una cantidad guardada de tu empleo, una cantidad que quieres obtener de tu emprendimiento, o de ambos.

“Tenga una meta financiera claramente establecida para que tan pronto la logres puedas salir de tu trabajo”, sugiere Nicole Muñoz, miembro de Start Ranking Now. “Usa un lenguaje positivo contigo mismo, como por ejemplo:” Dejaré este trabajo cuando gane $ 1.000.000 al mes”

Joaquín sugiere establecer una meta, basada en los ahorros de tu ocupación diaria. “Usa tu empleo como una red de seguridad temporal y ahorra durante al menos 12 meses para vivir cómodamente”.

Vergara afirma que con un horario tan completo, guardar dinero para tu nuevo negocio puede no ser tan difícil como podrías imaginar. “Estarás dedicando tu tiempo libre a hacer crecer tu negocio y salir menos, será natural que gastes poco”.

Recuerda, esta fase no durará para siempre, esa meta monetaria debería servir como un punto de partida. “Tan pronto como hayas construido tu pista, deja tu trabajo”, explica Joaquín. “Para ese momento, tu negocio idealmente debería estar generando ingresos también”.

7. Gestiona bien tu tiempo libre y minimiza las distracciones.

Si bien, es importante no trabajar hasta la muerte, comenzar un negocio mientras todavía te mantienes como empleado, significará mucho trabajo y largas jornadas. Como tal, debes aprovechar cada minuto que dispongas de forma inteligente.  Puedes asignar tiempo a otras cosas para que logres cierto equilibrio como dedicar tiempo a hacer algo de ejercicio para mantenerte activo y energético al igual que dedicar tiempo a descansar de forma reparadora. 

Pilar recomienda usar la tecnología y el tiempo a tu favor: “Emplea un software como LeechBlock para evitar el acceso a sitios web que te distraigan (como las redes sociales), usa Trello para organizar tu trabajo, dispone tu hora del almuerzo para hacer recados rápidos o ejercicio en el gimnasio, reduce la televisión y medios de comunicación social “, declara.

8. Presupuesto para la fatiga … 

Si hemos parecido un poco “pesimistas” a lo largo de este artículo, es porque la realidad de la situación es que emprender mientras se mantiene un empleo es difícil. “Tener un trabajo de día y al mismo tiempo iniciar un negocio no es una situación ideal”, indica Cortez. “Estarás sometido a mucha presión, ya que al disponer tiempo para tu trabajo y a tu propio emprendimiento permanecerás expuesto a tomar malas decisiones en ambos lados y dañar tu reputación porque en ambos no estás al 100%”.

Sin embargo, es importante centrarse en el panorama general; el tiempo que dediques a iniciar tu proyecto ahora se verá recompensado después. “Recuerda, tendrás un montón de tiempo libre una vez que crezca tu pequeña empresa y hayas dejado tu trabajo cotidiano”, aclara Miguel.

Es un recordatorio importante; Las largas noches de laborar, el estrés y el programa repleto de actividades que experimentarás o estás viviendo en la actualidad te permitirá realizar tu sueño de dirigir tu propia iniciativa. Mantén tus ojos en el premio y pronto estarás dirigiendo tu empresa sin necesidad de un día de trabajo.

¿Tienes alguna sugerencia para otros emprendedores sobre cómo iniciar un negocio mientras se mantiene un trabajo diario?.








Artículos Relacionados

Respuestas